Facts, not fiction
Calendar
July 2017
MTWTFSS
« Jun  
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives

Un mar de botellas vacías
Por más campañas mediáticas que despliegue, Cuba no tiene
infraestructura para reciclar la basura
Lunes, julio 3, 2017 | Gladys Linares

LA HABANA, Cuba.- Desde hace algún tiempo botellas de vidrio, sanas y
rotas, pululan en parterres, aceras, contenes y vertederos de basura. La
gran mayoría es de cerveza, lo que no deja lugar a dudas del alto índice
de consumo de alcohol e indisciplinas sociales por parte de la población
así como de la falta de seriedad de la Empresa de Recuperación de
Materia Prima, pues mientras los medios le hacen propaganda al reciclaje
de estos envases, los lugares creados para su comercialización no los
aceptan.

Me cuenta Pedro, un acróbata circense que paseó su arte por buena parte
del mundo, que él aumenta su pensión recogiendo materia prima y así paga
su almuerzo en el comedor comunitario. Ahora recoge latas de aluminio,
pues la venta de botellas es un problema, aunque tiene guardados como 15
o 20 sacos para cuando se las compren. A pesar de que las guarda ya
limpias, supone que para entonces tendrá que lavarlas de nuevo para
quitarles el polvo, porque las exigencias para entregarlas son muchas.

La mayoría de los recolectores de desechos para reciclar son ancianos o
jubilados, como Venancio, de 82 años, quien limpia jardines y además
recoge laticas para venderlas y “sobrevivir”, como él dice. “Antes
reciclaba botellas, pero cuando las llevaba a vender casi siempre
regresaba con ellas. Unas veces porque de ciertas marcas no aceptaban, y
otras por no tener dónde almacenarlas, y había que volver con ellas
cuando el camión viniera a llevárselas. Por eso cambié para cartón, pero
pagan muy poco. Mejor es el aluminio”.

De vez en cuando pasa por la calle algún carretillero comprando
botellas. Las pagan más baratas, pero se las llevan todas, y no son tan
exigentes con la limpieza. Uno de ellos me comentó que las que no le
aceptan en las Casas de Compra se las vende a los fabricantes particulares.

Hace algunos años hemos leído en la prensa que se explora el uso del
vidrio en la industria de materiales de construcción. Según estudios, el
polvo de vidrio pudiera servir como aditivo para hormigón y losas de
piso. Pero esta idea se quedó en las investigaciones, pues la tecnología
necesaria habría que adquirirla en el exterior.

Por su parte, las botellas de ron Havana Club no se reciben en las Casas
de Compra, sino que se recuperan (gratuitamente) en los para ser
empleadas como desecho de vidrio (vidrio triturado) en la fábrica
Vidrios Lisa (Amistad Cubano-Húngara). Esta veterana instalación donada
por Hungría no trabaja con botellas de colores porque estas contienen en
su fórmula ciertos componentes que no puede asimilar la arcaica
tecnología. Hace años se espera por un proceso de modernización para
asimilar estas producciones. Hoy, sus modestas creaciones de vasos,
jarras, algún que otro florero, son comercializadas por el Ministerio de
Comercio Interior (MINCIN) y los MAI (Mercados Artesanales Industriales).

Y mientras la espera se dilata, miles de botellas se pierden en nuestras
calles, contaminando el medio ambiente y amenazando la vida de perros y
gatos callejeros, niños, ancianos e impedidos físicos, y las
mini-industrias carecen de envases para abastecer el mercado interno de
salsa de tomates, vinagre, vino seco, vinos artesanales, bien recibidos
por la población y algo más económicos que los de la tienda en divisas.

El vidrio es totalmente reciclable y no hay límite en la cantidad de
veces que puede ser reprocesado. Al reciclarlo no pierde sus
propiedades, además de que se ahorra una cantidad de energía de
alrededor del 30 % con respecto al vidrio nuevo. Solo falta la voluntad
estatal de establecer los mecanismos para su adecuado procesamiento.

Al respecto, una vecina reflexionaba: “Muchacha, no seas boba. Fíjate en
lo que hicieron con el marabú, que tenía los campos dominados, hasta que
vieron el chance de sacarle dinero convirtiéndolo en carbón, y solo
entonces comenzaron a cortarlo. Por lo tanto, prepárate: las calles
estarán inundadas de botellas mientras que el vidrio no les dé dólares”.

Source: Un mar de botellas vacías CubanetCubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/un-mar-de-botellas-vacias/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *