Facts, not fiction
Calendar
July 2017
MTWTFSS
« Jun  
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives

¿Comerciar o no comerciar?
Según estimados, de forma directa los militares, a través de GAESA, solo
controlan el 21 % de la economía cubana, que en su mayor parte es
controlada por el Estado, en manos de… militares
Waldo Acebo Meireles, Miami | 05/07/2017 10:44 am

En un reciente artículo de Emilio Morales se pone de manifiesto una
realidad que generalmente no se toma en cuenta y es que en el meollo del
asunto no está el de si comerciar, negociar, invertir en las entidades
que están bajo la jurisdicción directa de los militares, el llamado
consorcio GAESA, ya que los uniformados solo controlan el 21 % de la
economía cubana.
Aunque quizás la cifra que este autor da para el sector privado sea un
tanto elevada, un 18 %, de cualquier forma, ésta deja en claro que el
resto, es decir un 82 % está en manos estatales, en manos de la
dictadura, lo cual representa un grado elevadísimo de la concentración
de la propiedad, con independencia de si está oficiosamente en manos,
más o menos, civiles o del sector militar.
El hecho de que la dictadura tenga un marcado carácter militar tanto por
la presencia de los militares en las más altas posiciones del Gobierno,
como por su peso en la economía, a veces nos obnubila y no nos permite
poner los puntos donde están las íes: la economía cubana está en manos
de una dictadura cívico-militar, y cualquier negocio que se realice con
ellos se revertirá en más opresión.
No son siempre los militares los que dan la cara, en ocasiones los
testaferros del régimen, de apariencia civil, son los que conducen los
negocios y los rejuegos financieros de la dictadura como intenté
evidenciar en un artículo publicado hace casi exactamente un año
[Aproximación al manejo de empresas castristas en el extranjero] donde
se pone en claro las complicadas maquinaciones, que con su centro en el
bufete de un distinguido abogado suizo, mueven los hilos de raros e
imprecisos negocios.
Los tentáculos de la economía castrista son amplios y de largo alcance,
no se limitan a GAESA aunque estos puedan estar en el centro de todo el
rejuego financiero que la dictadura, con medio siglo de experiencia y la
ayuda de especialistas como el abogado suizo mencionado, ha ido
sofisticando con herramientas para soslayar el /bloqueo.
Sí realmente la política anunciada por el presidente Trump se
instrumenta a cabalidad y se aplica plenamente, lo cual es sumamente
dudoso, entonces la dictadura de un simple plumazo le pone una careta
civil a todo el aparato económico dirigido por los militares y aquí no
ha pasado nada, tan frescos como siempre.
A la dictadura se le tendió la mano, estemos o no de acuerdo, para
sacarla de su trinchera, pero desde el inicio proclamó su filosofía
numantina, y todo indica que recrudeció sus posiciones de
intransigencias contra los, pocos y casi desconocidos en el suelo
patrio, disidentes públicamente declarados y además precisó que no
pensaban permitir ningún empoderamiento del vilipendiado e incipiente
sector privado.
A partir de todo lo anterior solo puede existir una respuesta: no es
posible comerciar con una dictadura que además de mantenerse inamovible
en posiciones que corresponden a las doctrinas derivadas de la Guerra
Fría, mantiene a los cubanos en la miseria y bajo el rigor de una
opresión e irrespeto a los derechos de de expresión, de reunión
y de elección libre de sus gobernantes.
Solo sería moral correcto y políticamente conveniente el limitar
cualquier operación financiera o comerciar al sector privado que tiene
en sus manos el supuesto 18 % de la economía, ello sin lugar a dudas que
provocaría dos reacciones: una en los sectores norteamericanos
interesados en el terreno virgen que para ellos representa Cuba y
demandarían mayor posibilidad de movimiento y la otra en la dictadura
que lloraría lágrimas de cocodrilo por la discriminación a que sería objeto.
Una utópica evolución de esta línea de desarrollo podría llevar a que la
dictadura aflojase el embargo/bloqueo interno, o lo más probable, que
desatase una opresión mayor sobre el sector privado, aumentando las
tasas impositivas, acometiendo con más ensañamiento los controles,
inspecciones, multas, procesamientos judiciales, etc., para
“desempoderar” al beneficiado sector privado.
¿Cuál sería la reacción del pueblo cubano? Ese es un verdadero enigma en
la ecuación, pero valdría la pena intentar resolverla mediante la
aplicación de la política arriba propuesta y esperar su posible evolución.
Pero sin lugar a dudas lo único, como ya mencionamos, moral y
políticamente irreprochable es el cancelar toda negociación económica,
inversión, y comercio con la dictadura.

Source: ¿Comerciar o no comerciar? – Artículos – Opinión – Cuba
Encuentro –
www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/comerciar-o-no-comerciar-329919

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *