Facts, not fiction
Calendar
June 2017
MTWTFSS
« May  
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930 
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives

Una eternidad cuestionable
FERNANDO DÁMASO | La Habana | 5 de Junio de 2017 – 12:14 CEST.

La Segunda Sesión Extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder
Popular en su VIII Legislatura, culminó con el respaldo unánime de los
diputados a tres documentos de extensos nombres: la Conceptualización
del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, a los
Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y de la
Revolución para el período 2016-2021 y a las Bases del Plan Nacional de
Desarrollo Económico y Social hasta el año 2030.

En la reunión se aseveró que “estos son los documentos más estudiados,
discutidos y rediscutidos en la historia de la Revolución […] y tal vez
de la historia de la República de Cuba”.

También se manifestó que estos fundamentos programáticos “reafirman el
carácter socialista de la Revolución Cubana y el papel del Partido
Comunista como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.
Además, se planteó evitar la acumulación de la propiedad y de la riqueza
por parte de los ciudadanos cubanos.

Repasando lo sucedido, se llega a la conclusión de que todo esto es más
de lo mismo.

El que estos sean “los documentos más estudiados, discutidos y
rediscutidos”, no significa absolutamente nada, conociendo cómo se
realiza este proceso: una comisión creada al efecto elabora la versión
original, el Partido la aprueba y después la baja a los ciudadanos, a
través de las organizaciones gubernamentales, donde se analiza bajo la
supervisión de un funcionario designado, que evita desviaciones del
texto principal o aportaciones indebidas, siendo elevada posteriormente
a la instancia superior con los ajustes aprobados.

En este proceso no se permite la participación de nadie que cuestione el
sistema establecido, dando por sentado que solo tienen voz y voto los
denominados revolucionarios. El mismo, por lo general, tiene un carácter
formal y burocrático, donde lo importante es lograr altas cifras de
participantes, con el objetivo de presentarlas como un verdadero
ejercicio democrático. Así sucedió con la Constitución de 1976, con la
“irrevocabilidad del socialismo” y, últimamente, con “el concepto de
revolución”.

Resulta irónico que, mientras la ciudad de La Habana sufre la carencia
de potable debido a la ruptura de la principal conductora de la
Cuenca Sur, construida hace siete décadas y sin mantenimiento durante
los años del poder revolucionario, los máximos responsables de ello, que
no han sido capaces de construir el presente, pretendan diseñar e
imponer el futuro.

Además, con los “documentos programáticos” suele acontecer que unos los
elaboran y refrendan hoy, y otros, mañana, los cambian o eliminan. Así
ha sucedido a lo largo del tiempo. ¿Acaso olvidan sus autores que ellos,
en 1959, dejaron sin efecto la Constitución de 1940, elaborada con la
participación de todas las tendencias políticas del momento y aprobada
por el pueblo, la cual precisamente utilizaron para movilizar a los
ciudadanos en contra de la dictadura, prometiendo restablecerla en todos
sus artículos una vez alcanzada la victoria, algo que nunca hicieron?
Nadie puede asegurar que la historia no se repetirá.

Esto de obviar el presente y dedicarse a planificar el futuro a su gusto
e intereses, parece ser un mal genético de quienes profesan las ideas
socialistas y comunistas. Sucedió en los ex países socialistas y se
repite hoy en Cuba.

Cuando los presidentes gobiernan por un período de cuatro o seis años,
sin posibilidad de reelección o con la posibilidad de reelegirse solo
una vez, están obligados a tratar de resolver el presente y carecen de
tiempo para divagar sobre el futuro. Sin , cuando se gobierna
ininterrumpidamente durante más de medio siglo, se olvida la solución
del presente, y se pierde el tiempo y se le hace perder a los demás,
divagando sobre el porvenir, tratando de trascender en la Historia.

Éste, entre otros, ha sido y es actualmente uno de los principales
problemas de Cuba.

Source: Una eternidad cuestionable | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1496600049_31639.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *