Facts, not fiction
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives

Fue una gran república
¿A qué mundo llevaron los castristas a Cuba?
Sábado, mayo 20, 2017 | Julio M. Shiling

El comunismo en Cuba, igual que en otros países que han padecido (o
padecen) semejante mal, urgió de un régimen totalitario para fundamentar
su incrustación. Factores cruciales para concretar exitosamente ese
empeño, han sido la mecanización sistemática del terror estatal, un
esquema de premiación/castigo para provocar la sumisión y la
promulgación y el reforzamiento de la contracultura. Este último
elemento estratégico del proyecto comunista cubano consiste de la
tergiversación metódica de la realidad y los hechos, por medio de la
manipulación de la cultura, que es como las sociedades perciben el mundo
material. Esta maquinación busca alinear la percepción de la
substantividad cotidiana de los cubanos, con los objetivos ideológicos y
dictatoriales, para así facilitar el control social. Como punta de
lanza, esta imposición cultural artificial ha conllevado a que, con
consistencia invariable, el poder político haya confeccionado la
adulteración del pasado, la ocultación del presente y el engaño sobre el
futuro.

Nuestros próceres han sido difamados. Los crímenes de lesa humanidad
cometidos han sido negados descaradamente. La historia cubana entera,
tal como la ha propagado el castrocomunismo y sus papagayos, ha padecido
de una campaña de embaucamiento intensivo. La república que surgió aquel
20 de mayo hace 115 años y que según la mistificación castrista, ellos
mataron el 1 de enero de 1959, ha soportado el mayor vilipendio en su
guerra deconstructiva sucia. Sin , los hechos son maestros en la
obstinación.

Cuba republicana, como todo ensayo político, tuvo sus luces y sus
sombras y fue parte de un proceso en evolución constructivo, que el
régimen de los Castro frustró. Cuba de 1902 a 1958, dejó grabado
fidedignamente para cualquiera que quisiera indagar, analizar y formular
un juicio crítico y equilibrado, su record como república liberal. Es
cierto que las cifras no revelan en cualquier análisis la complejidad
integradora del caso en punto, pero no es menos cierto que las ciencias
sociales sin pretender describirlo todo, emplean índices y establecen
estándares por alguna razón. Éstos nos permiten examinar datos y figurar
parámetros de comparación. El castrismo con los índices ha sido un
experto en la prestidigitación calculada, ese arte que busca engañar al
espectador, utilizando las manos y otros trucos. Dicho sea de paso, que
esos mismos índices o sus equivalentes, son los que nos muestran la
información que abajo aparece.

Algunos de los logros en la de la República de Cuba eran
laudables. En 1957, Cuba gozaba de una tasa de mortalidad infantil más
baja que , Bélgica, Austria, Japón e Italia. Hoy todos esos
países tienen índices en este campo que superan a Cuba. En cuanto a
médicos per cápita, Cuba republicana tenía más galenos por cada mil
habitantes en la década de los 50 que el Reino Unido, Finlandia,
Noruega, Suecia, Irlanda y España y estaba emparejada con los Países
Bajos. En cuanto a la expectativa de vida humana en años, en esa misma
década, los cubanos vivían más que los costarricenses, los chilenos, los
surcoreanos y los portugueses. Hoy todos los ciudadanos de estas
naciones viven igual o más que los cubanos. Por un país en
“subdesarrollo”, Cuba precomunista superaba a muchos de los galardonados
hoy en la élite del primer mundo. ¿A qué mundo llevaron los castristas a
Cuba?

El campo de la educación, brotan semejante resultados y es víctima de la
misma gesta timadora. El argumento del castrocomunismo en cuanto a sus
alardeados “avances” en la educación, depende de la ignorancia de su
receptor. En otras palabras, la dictadura busca limitar el análisis de
las cifras, a un fenómeno estático y aislado y no uno comparativo y
dinámico. El experimento comunista cubano heredó un país alfabetizado en
casi un 80% de su población. Progreso de la proporción que alude la
propaganda castrista, lo tuvieron países como El Salvador, Perú, Brasil,
y República Dominicana (entre muchos otros). En 1950, El
Salvador tiene un nivel de alfabetización de menos del 40%. Hoy cerca
del 90% de los salvadoreños pueden leer y escribir. Los dominicanos
estaban en la misma situación y hoy 92% de sus ciudadanos están
alfabetizados. Ambos casos más que duplicaron los porcentajes en los
índices de alfabetización. Brasil y Perú, con un 50% de alfabetizados en
1950, han alcanzado respectivamente hoy, el 93% y el 95%. ¿Por qué no se
habla de los grandes logros de estos países? ¡Todos ellos lo lograron
sin tener que sufrir 58 años de un régimen totalitario!

En cuanto a la relación entre la remuneración a la sociedad y la suma de
lo que produce el país en bienes y servicios y llamado el producto
interno bruto (PIB), Cuba estaba, en 1956, en el cuarto lugar del mundo
con el 64% del PIB cubano empleándose como remuneración a los
trabajadores cubanos. Hoy en Cuba ese por ciento es del 37%. ¡Esto
representa un decrecimiento de un 42%! En términos del PIB per cápita
(en relación al número de personas), Cuba gozaba del puesto número 15 en
la escala mundial en 1957 en ingreso. En el 2010, la dictadura castrista
colocó a Cuba en el número 29. Lo que hemos visto es un crecimiento
negativo, en prácticamente todas las clasificaciones medibles, cuando se
toma en cuenta el tiempo transcurrido y se hace una comparación dinámica
y relativa.

En la política, el resumen es aún más claro. En los 56 años de la Cuba
republicana, hubo 16 individuos que ocuparon la presidencia, de partidos
políticos diferentes y en gran parte, participando en elecciones
competitivas. Podemos señalar entre 1902 y 1958, 11 años de gobernanza
cubana de corte autoritario. Esto significa que a pesar, incluso, de los
2 años de gobierno extranjero producto de la segunda intervención
norteamericana (gran error de los políticos criollos), las libertades
civiles y políticas fueron la regla y no la excepción. Esto es un
contraste magnánimo con los 58 años de absolutismo totalitario,
dinástico, oligárquico y militar, de Cuba comunista.

Por eso cada 20 de Mayo, cada cubano, viviendo en o en
despotismo, debe de celebrar el Día de la Independencia de Cuba. ¿Que
Cuba republicana tuvo defectos? Claro que sí. Igual que absolutamente
toda república liberal en la historia, sin excepción. El ensayo
democrático es un proceso evolutivo de perfeccionamiento continuo. ¡Cuán
fatídico resultó el experimento comunista que comenzó aquel 1 de enero
de 1959! Ahí paró el avance. Cuba fue, sin duda, una gran república.

(Publicado originalmente en Patria de Martí)

Source: Fue una gran república CubanetCubanet –
www.cubanet.org/actualidad-destacados/fue-una-gran-republica/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *