Facts, not fiction
Calendar
September 2016
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives

“Fidel no era demasiado buen amante”, cuenta la alemana Marita Lorenz
14YMEDIO, Madrid | Septiembre 05, 2016

El primer beso a Marita Lorenz (1939) se lo dio . Hija de
capitán de barco, conoció al líder de la Revolución a los 20 años, al
atracar en el puerto de La Habana. Después de enseñarle la embarcación,
el dirigente le preguntó dónde estaba su camarote y, una vez en él, la
empujó al interior y la besó. Pero Lorenz no se sintió intimidada:
“Estaba subyugada. ¡Fidel desprendía una fuerza seductora enorme!”, ha
contado en una entrevista al semanario francés Paris-Match y traducida
por YoDona, una revista perteneciente al diario español El Mundo, en la
que la examante de Castro da todo tipo de detalles de la relación que
mantuvieron en 1959, antes de que se uniera a las filas anticastristas.

Lorenz sostiene, casi seis décadas después, que Fidel Castro ha sido el
gran amor de su vida, a pesar de asegurar que no era un buen amante.
“Era más interesante durante las caricias que durante el acto sexual
propiamente dicho. Pero los dictadores son todos así”, sostiene desde la
experiencia que le proporciona haberse relacionado también con el
venezolano Marcos Pérez Jiménez.

“Fidel era un narcisista. Le encantaba mirarse al espejo mientras se
acariciaba la barba. Le faltaba confianza en sí mismo o, mejor dicho,
necesitaba ser adulado y mimado, como un niño pequeño”, cuenta a Yo Dona
negando que sienta resentimiento hacia el líder de la Revolución cubana.

Lorenz vivió en la suite 2.408 del Hilton de La Habana (donde
también residían Fidel, Raúl y Ernesto Che Guevara) entre marzo y
noviembre de 1959, cuando Castro aún no había roto con ni se había
unido a la URSS.

La amante de Castro era consciente de que la relación no acabaría en
boda. “Estoy casado con Cuba”, le decía. Sin , se quedó pronto
embarazada, aunque su hijo le fue supuestamente arrebatado y lo conoció
en 1981: “lo vi cuando visité a Fidel por última vez, tras 20 años de
separación”, asegura. “Me dijeron que había sufrido un aborto, pero el
ginecólogo de Nueva York me habló de un parto provocado. Lo del aborto
era falso. El embarazo estaba casi a término y mi hijo nació cuando yo
estaba en coma en Cuba. Es un chico. Creció allí y se llama Andrés Vázquez”.

Fue durante su embarazo cuando entró en contacto con la CIA de manera
indirecta, a través de Frank Sturgis, un americano que se le presentó
como aliado de Fidel, pero que en realidad lo era de Batista y defendía
los intereses de la mafia en los casinos cubanos.

“Me decía que podía ayudarme y, a cambio, me pedía muchísimas cosas.
Para deshacerme de él, terminé por darle documentos que Fidel tiraba a
la papelera y que, a mi juicio, no tenían interés alguno. Pero eso
parecía satisfacerlo”, recuerda.

En octubre de 1959, tras un intento de envenenamiento dio a luz a su
hijo y, tras unos meses hospitalizada en EE UU, regresó a la Isla a
finales del mismo año, ya convertida en espía. Durante su convalecencia,
se unió al anticastrismo motivada por sus conversaciones con el FBI, que
supuestamente le pidió que asesinara a Castro en 1961. “Oh, mi pequeña
alemana”, la saludó Fidel, que sabía que iba a matarlo. “Me tendió su
pistola y yo la empuñé. Entonces, mirándome a los ojos, me dijo: ‘Nadie
puede matarme’. Tenía razón. Solté el arma y me sentí liberada”.

A pesar de no cubrir las expectativas -“Me explicaron que, si lo hubiese
matado, no habrían tenido que poner en marcha la operación de Bahía de
Cochinos”-, Lorenz siguió ligada durante años al espionaje: “Llegué a
conocer en Miami, en una reunión de anticastristas, a Lee Harvey Oswald,
que estuvo implicado en el asesinato de Kennedy. Pero no fue el único,
estoy segura de que había otra persona. A mi juicio hubo un complot para
matar al presidente”, considera.

A sus 76 años, la exespía vive en Queens (Nueva York) en un semisótano y
desea volver a para reunirse con su hijo Mark, fruto de su
relación con el venezolano Pérez Jiménez. “Él tiene un trabajo
allí, porque va a dirigir un museo consagrado a los servicios secretos”.

Source: “Fidel no era demasiado buen amante”, cuenta la alemana Marita
Lorenz –
www.14ymedio.com/sociedad/Fidel-demasiado-alemana-Marita-Lorenz_0_2066793307.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *