Facts, not fiction
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives

La Habana y el edificio más alto del mundo
¿Una broma publicitaria o un real intento de emular con Nueva York?
Jorge Dávila Miguel, Miami | 15/08/2016 9:46 am

Ahora que las compañías americanas administran cada vez más hoteles en
Cuba, con la esperanza de que los turistas se sientan más a gusto —algo
muy razonable y tecnocrático— y además existen planes para erigir nuevos
y grandes edificios, tropiezo con una nota publicada en la Revista
Bohemia en el año 1913. En ella se anunciaba un grandioso proyecto:
levantar en La Habana, “El edificio más alto del mundo”.
La promotora era la Compañía de Construcciones y Fomento. El rascacielos
tendría cien metros de altura, mil novecientas habitaciones todas con
lavabo, corriente, luz eléctrica y por supuesto teléfonos “para
llamar a los sirvientes”. Aquella inmensa obra se alzaría sobre el
antiguo Campo de Marte, actual Parque de la Fraternidad, donde se
encuentra la Fuente de la India, junto al Capitolio.
El Palacio, como le llamaron con orgullo, tendría 15 ascensores. Al lado
de cada uno de ellos habría buzones con servicios neumáticos de correos
para servir a todos los vecinos. Y el sistema de ventilación sería de lo
más revolucionario. Había sido estudiado “con mucho cuidado” y
consistiría en lo siguiente: anchos corredores y ventanas de grandes
dimensiones. Respecto a la iluminación, Construcciones y Fomento se
proponía colocar “vidrios en forma de diamantes entre las oficinas
interiores y las exteriores”, de manera que se obtuviera, “no solo
refracción de luz del exterior, sino también de arriba y desde los
costados”.
La azotea estaría profusamente iluminada con bombillas, pero a la altura
de 30 metros, en el sexto piso, habría un amplio paseo alrededor del
inmueble, también alumbrado con la electricidad. Y en la azotea, ¡a cien
metros de altura!, iría un amplio parque de recreo, aunque no exclusivo
de los inquilinos sino totalmente público, para que “especialmente” los
niños pudiesen respirar “el aire puro que a tales alturas abunda”.
Copio del original: “Tres pisos se destinarán a oficinas para los
señores letrados, habiendo en ellos, y común para todos, una completa
biblioteca, así como sala de espera para los clientes y cuartos
reservados para consultas privadas. Los notarios y los médicos, también
hallarían habitaciones especiales con todas las comodidades
imaginables…” Porque Construcciones y Fomento instalaría en los
corredores alfombras sanitarias “que matarían a todos los microbios que
cayeran sobre ella” como existían ya en el gran Teatro Childs “que acaba
de construirse en Washington, frente a la Tesorería Nacional”.
Respecto a la limpieza, se llevaría a cabo por el revolucionario
“procedimiento del vacío”, mediante tuberías distribuidas en todos los
departamentos del Palacio y a donde se conectarían aparatos especiales
que recogerán absolutamente todo el polvo que pudiera existir, y
seguidamente se aclaraba: “Este sistema se emplea en casi todos los
hoteles modernos, por ser el mejor y de una absoluta conveniencia
sanitaria”. Era el año de 1913 en La Habana.
En la planta baja habrían agencias de transportes, oficinas de correos y
telégrafos, cables, teléfonos públicos, etc. Y algo muy importante:
Construcciones y Fomento ofrecería al Estado cubano el espacio necesario
para un observatorio meteorológico en el techo, construiría un gran
tanque de natación con agua del mar y pagaría por el agua necesaria para
establecer “baños de mar gratis para los pobres de la ciudad”.
Todo un proyecto social capitalista.
El Palacio nunca se construyó. Quedaría como otro frustrado sueño
nacional. Este cronista no ha podido averiguar lo que pasó, si
Construcciones y Fomento era una empresa cubana o extranjera, si fue una
broma publicitaria o un real intento de emular con Nueva York. Aunque
desde 1890 ya existieran allí edificios con más de 100 metros de altura,
lo que en nada disminuye el arrojo del proyecto si tuvo un aliento real.
Qué tristeza la del promotor.
Que es la felicidad de la hermosa india, quien pudo seguir sentada en su
fuente, en el Parque de la Fraternidad, con sus senos perfectos al aire,
y potentes, su cornucopia de la abundancia repleta, la corona de plumas
y el escudo de La Habana protegido bajo su mano. Ella no es otra que la
mítica india Habana, esposa de Habaguanex, cacique de la zona cuando
llegó Colón. Y así sigue, contemplando desde su trono pacientemente a su
ciudad, los viandantes y de vez en cuando al Capitolio. La belleza,
¿siempre triunfa?

Source: La Habana y el edificio más alto del mundo – Artículos – Cuba –
Cuba Encuentro –
www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/la-habana-y-el-edificio-mas-alto-del-mundo-326295

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *