Facts, not fiction
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives

Hatuey, Martí, Castro y Payá en un ‘Museo de la Disidencia en Cuba’
MARÍA MATIENZO PUERTO | La Habana | 27 de Julio de 2016 – 16:30 CEST.

El artista plástico Luis Manuel Otero Alcántara y la curadora Yanelys
Núñez Leyva presentaron a sus amigos y a sus vecinos, en vísperas del 26
de julio, su obra Museo de la Disidencia en Cuba, después de haber
recibido la beca 2016 Ranchito, que otorga El Matadero de Madrid, en
esta ocasión a través del espacio Artista x Artista, de Carlos Garaicoa.

Otero Alcántara creyó simbólico presentarlo en su barrio a pocas horas
de la fecha que el Gobierno señala como “Día de la Rebeldía Nacional”,
en conmemoración al asalto al Cuartel Moncada. Y como todo acto oficial
cubano, la proyección del sitio web sobre una sábana blanca comenzó con
el himno nacional y los vecinos parados en firme alrededor de la
caldosa, a la expectativa de lo que pudiera pasar.

El Museo de la Disidencia en Cuba ha sido un proyecto polémico desde sus
inicios porque pocos logran conciliar la idea de reunir en un mismo
espacio a Hatuey, José Martí, y Oswaldo Payá. Algunos lo
catalogaron como superficial, en tanto el concepto es circunstancial,
aun cuando el título resulta provocativo y es consecuente con la obra de
Otero Alcántara, quien ha desfilado el 1 de Mayo con cabezas de
muñecones de carnaval de Fidel y Chávez, ha intentado recorrer la Isla
con una Caridad del Cobre de papier macher y, en la Bienal de la Habana
pasada, su performance Miss Bienal hizo historia.

Quizás si hubiera ocurrido en la Habana Vieja, en o en el Vedado
alguien hubiese llamado a la Policía para que pidiera cuentas de lo que
estaba sucediendo en la calle de los revolucionarios, pero en el Cerro,
en Romay #57, la gente se implicó, trató de entender cuál era la nueva
excentricidad del artista del barrio.

“A mí lo que me da miedo es que una idea tan linda se malinterprete”,
dijo una de las vecinas que no lograba entender de qué iba la cosa. No
se refería al Gobierno, sino a “una ” que vive en su barrio.
“Puede que ella se sienta atraída por la idea, vaya, que simpatice, y le
joda el proyecto al muchacho”.

Otra señora de más de 60 años, vecina también y graduada de Economía,
confesó que “la disidencia” era un tema “demonizado” y dijo que
solamente la palabra le daba escalofríos; pero se preguntó, tratando de
entender: “¿Y de quién se hablaría ahora? ¿Se incluiría a los que se
oponen al Gobierno?”.

Unos creyeron que era un espacio para ir a quejarse, y los jóvenes del
barrio que no eran artistas ni “socios” solo observaban el desenfado con
que hablaban unos y otros de , opositores y Seguridad del
Estado.

Los artistas que asistieron opinaron que es un buen trabajo, aunque
algunos aseguraron que “la dictadura” no tiene nada que ver con ellos.

Lía Villares, artista y activista cívica, recordó que el oficial de la
Seguridad del Estado que la interrogó la última vez le preguntó sobre la
obra de Otero Alcántara, a lo que ella le comentó “que aparece Fidel
como disidente también”. El “seguroso” se quedó sin palabras, dijo
Villares, más preocupada por la ausencia de mujeres que por la mezcla de
ideologías en el proyecto.

La obra es un work in progress que pretende hacer un recorrido de Cuba
desde la historia que no ha comenzado a escribirse. A su autor le
interesa generar un diálogo, “una grieta”, un “micro espacio”, donde la
gente “aprenda todo lo que ha sido silenciado o censurado”.

“No decimos que son buenos ni malos. Es solo un espacio de diálogo”,
explicó Otero Alcántara en las palabras de presentación. “Y me digo,
‘Fidel en algún momento fue disidente y se convirtió en lo que ahora
criticamos, entonces, ¿qué me estás proponiendo tú?'”, añadió.

El Museo solo tendrá un espacio virtual y tanto Yanelys Núñez, su
coautora, como Otero Alcántara pretenden que alguien más asuma la tarea
de recolección de datos.

“Queremos soltar el proyecto y que especialistas se encarguen de esto”,
dijo el artista. “Ahora mismo me interesaba que fuera naif, pero que
mostrara todo lo que ha marcado a mi generación. Pero para el futuro,
quiero que se convierta en un elemento vivo”.

Source: Hatuey, Martí, Castro y Payá en un ‘Museo de la Disidencia en
Cuba’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cultura/1469628842_24165.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *