Facts, not fiction
Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Archives

El fidelismo en las futuras elecciones democráticas
JOSÉ HUGO FERNÁNDEZ | Miami | 26 de Julio de 2016 – 05:29 CEST.

Dado el anormal panorama político de nuestra isla, tal vez no se vea
congruente que a un cubano le preocupe la forma en que los ciudadanos de
otro país decidan libremente enrumbar sus pasos en materia política. Sin
, confieso que fue mi actitud en los últimos meses, al notar cómo
en España iban ascendiendo en vertical los índices de preferencia,
primero a favor de Podemos, y luego a favor de la coalición de este
partido con Izquierda Unida (IU) bajo el nombre de Unidos Podemos.

En principio, quise que no me interesara el asunto, pues de sobra
tenemos con nuestras desgracias nacionales. Luego, ya que no lograba
desinteresarme, quise explicarme el motivo. No estoy seguro de haberlo
conseguido, pero lo poco que entendí me ha bastado para ir de la
preocupación a la pesadumbre, pues creo ver en la situación española de
hoy un adelanto de la nuestra en el futuro.

Por suerte (para los españoles en particular, pero no solo), la
arremetida de Unidos Podemos naufragó en la orilla. Aunque la amenaza
sigue en pie. No debe faltarles razón a quienes insisten en que su
ascenso no fue sino una respuesta antisistema de la ciudadanía frente a
la ineficacia o incluso ante el proceder corrupto de los partidos
tradicionales en España. Son, digamos, las causantes objetivas, por más
difícil que resulte apreciar como objetiva (y no como absurda y
desatinada) la respuesta de electores que para corregir una mala
elección, optan por otra igual de mala solo porque representa lo
contrapuesto.

En cualquier caso, es algo sobre lo que ya se habló mucho, y con razón.
Aunque tal vez no menos razón habría para añadir otras causas de
carácter más bien subjetivo. Y es justo mediante esas causas donde creí
apreciar en la actitud de los españoles de hoy un preocupante atisbo de
la de los cubanos del mañana.

La bielorrusa Svetlana Alexiévich, Premio Nobel de Literatura en 2015,
se refería hace poco a la nostalgia por la URSS que experimentan ahora
muchos jóvenes rusos. No conocieron la era soviética, así que esa
peculiar nostalgia se la traspasaron padres y abuelos, quienes son
vistos por sus descendientes como derrotados por el actual sistema. La
de esos jóvenes entonces es una nostalgia heredada. Y es muy posible que
también se sientan herederos de la necesidad de buscar la revancha
política como un modo de reivindicar a sus mayores.

¿Será muy distinta la murria que experimentan muchos jóvenes españoles
de hoy ante el reflejo de aquello que le has llegado a través del
recuerdo de sus mayores en torno a los días jubilosos y dramáticos para
la izquierda republicana de los años treinta. ¿Lo sería la de los
cubanos dentro de unos 20 o 30 años?

Desde luego que la melancólica sublimación del pasado tal vez no alcance
por sí sola para ganar elecciones (tal como se ha visto en España), pero
sí alcanza fácilmente para la pícara manipulación de los nostálgicos,
como se ve en la Rusia de Putin, y como se está viendo ahora mismo en
Cuba, donde ha vivido lo suficiente no solo para ser pasado
y presente a un mismo tiempo, sino incluso para diseñar la proyección de
su sombra nefasta hacia el porvenir.

En el hecho de que todavía el fidelismo permanezca bamboleándose en el
inconsciente colectivo como lo que pudo ser y no fue, o incluso como lo
que fue y se ha malogrado por sus propias discordancias y por desgaste
histórico, podrían radicar las bases de una nueva remontada después de
la muerte del líder.

Es algo que el propio Fidel Castro debió prever, puesto que sus
discursos, mucho más que su obra, se enfocaron siempre a medida para la
trascendencia histórica.

¿Ocurre entonces que los cubanos estamos destinados a sufrir el mantra
del fidelismo por muy largo tiempo, no ya mediante la imposición con la
fuerza militar y la dictadura política, sino incluso a través de las
democráticas urnas electorales?

Hegel quiso enseñarnos que aprender de la realidad histórica proporciona
muchos más beneficios que intentar acomodarla a nuestro capricho. Pero
lo cierto es que ni los cubanos ni la mayoría de los habitantes de este
mundo presuntamente civilizado, demostramos el menor interés por aplicar
esa sabia lección.

Source: El fidelismo en las futuras elecciones democráticas | Diario de
Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1469462812_24112.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *