Facts, not fiction
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives

Una obsesión de Fidel

Jueves, 28 de Junio de 2012 14:24

Escrito por Tania Díaz Castro

Cuba actualidad, Santa Fe, La Habana, (PD) De más está decir que Fidel

Castro tiene sus obsesiones bien definidas y arraigadas en su fuero

interno. Iba a comenzar esta crónica diciendo que hay reflexiones suyas

que me producen repulsión, de tan repulsivas que son, pero es mejor ser

elegante, no hacer como él.

Entonces comienzo diciendo que es increíble ver cómo el viejo caudillo

caribeño no se cansa de escribir sobre Obama, el presidente de Estados

Unidos, y en cambio Obama, que es un hombre elegante, de pocas palabras

y más inteligente que cualquier macao pegado al poder, jamás lo ha

mencionado. Qué poco lugar se da nuestro gran jefe y propietario de Cuba.

Pero sí, su reflexión del 4 de enero es tan desagradable como tantas

otras. Con ella cualquier psiquiatra podría diagnosticarle envidia, ese

terrible sentimiento que sólo sienten los fracasados, porque, entre

otras cosas, le envidia el Premio Nobel de la Paz y ser, sin dudas,

presidente del país más democrático del mundo.

Detenerse en esos párrafos y ripostar cada uno de ellos podría hacerlo

hasta un niño de segundo grado. Por ejemplo, ¿quién le dijo a Fidel que

fue el pueblo cubano el que barrió de su patria el dominio de Estados

Unidos? ¿Cuándo se hizo un plebiscito como lo exige todo estado de

derecho? ¿Acaso piensa que cientos de miles de sus asalariados que van

obligados a una plaza componen todo un pueblo? Es más, ¿quiere mejor

plebiscito -si no quiere caldo, millones de tazas- que esos millones de

cubanos que han escapado hacia ese país que según él, el pueblo barrió

de su Patria?

Otra cosa: Matar a un asesino no es cometer un asesinato, como ocurrió

con Bin Laden, pero sí son crímenes horribles fusilar a varios jóvenes

por intentar escapar del comunismo, o por entrar a la sede habanera del

Vaticano, con la ayuda de los curas.

Citar a Marx y a Engels, como que jamás hablaron de asesinar burgueses,

es ridículo y absurdo, él que despojó a toda una clase media de un

comercio floreciente, uno de los más florecientes de América Latina,

gracias a los .

Por último, vuelve a mencionar a Afganistán, él que jamás lo mencionó

cuando la URSS invadió y ocupó ese país por espacio de diez años, en una

guerra donde sus amigos, los soviéticos, mataron a cientos de miles.

Mucho menos menciona las guerras que él provocó, dirigió y mantuvo con

la ayuda de un mapa y en su despacho de La Habana, durante treinta años

y donde hemos perdido una gran parte de nuestros hombres.

¿A quién quiere convencer nuestro macao invicto e intocable, con un

modelo político apuntalado, como siempre?

Para Cuba actualidad: vlamagre7@gmail.com

http://primaveradigital.org/primavera/politica/54-politica/4450-una-obsesion-de-fidel.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *